top of page

Un servicio proporcionado por SurvivingBreastCancer.org

La pesadilla de mi diagnóstico

Por Natalia Cal y Mayor


Era finales del 2018 cuando después de bañarme y hacerme la autoexploración de rutina, noté que había aparecido una pequeña bolita en mi seno derecho, me puse en alerta más no me asusté ya que pensé que era un quiste puesto que las mujeres de la familia todas habían tenido uno desde muy jóvenes y a todas las habían operado por ello y pensé " es la herencia familiar"...


Deje pasar 3 meses y para mientras me fui de vacaciones, pero observaba que la bolita crecía su tamaño y cada vez se endurecía más y para Enero de 2019 ya se me notaba a través de la piel, sin embargo la idea de que pudiera tener cáncer ni siquiera rondaba por mi cabeza.


Apenas 3 años atrás había tenido un divorcio muy complicado por violencia intrafamiliar y también había perdido a mi papá, el era el hombre que más había amado y a quien un cáncer de páncreas metastásico se lo había llevado de este mundo.


Había sufrido mucho emocionalmente hasta ese entonces, cuando creí que mi vida se empezaba a reconstruir, tenía una pareja "algo estable" hasta el momento, mi hija de 6 años y yo vivíamos cómodamente, yo hacía ejercicio y sentía que ¡por fin mi vida se estaba reacomodando de manera favorable para mí!


En febrero del 2019 fui a visitar a un ginecólogo y le enseñe la bolita que tenia en el pecho y él con apenas palparlo me dijo que lo que tenía era una fibroadenoma (me explico que era una maduración de la mamá muy normal en mujeres de mi edad) y que el me la podía operar por $20,000 en los próximos 20 días, y salí de ahí sin preocupaciones, después acudí al IMSS (que es el servicio médico que tenía por parte del trabajo) para avisar que me iba a operar próximamente y para que me dieran una incapacidad para mostrarla en mi trabajo, pero cuando el médico familiar del IMSS me palpó la bolita me dijo que me mandaría a una unidad que ellos tenían donde atendían cáncer de mama y hacían cirugías ambulatorias, me explico que ahí habían especialistas y que la cirugía me la podrían hacer ahí sin costo, y eso me pareció genial, así que fui al UMMA dónde me atendió un oncólogo (yo no sabía que era un oncólogo, creí que era otro médico más) el me hizo una citología ahí mismo (consistió en introducir una jeringa bastante grande y delgada al tumor y extraer líquido) ese estudio tardo un mes en llegar y cuando llegaron los resultados ese mismo doctor me dijo que ya me iba a quitar la bolita del seno, pero jamás me menciono que lo que me haría sería una biopsia y mucho menos pronunció la palabra cáncer por lo que yo creía que lo que tenía era un quiste o una fibroadenoma y que después de esa cirugía todo acabaría...


El día de la biopsia llegó yo estaba ya ahí en el quirófano anestesiada y muy muy a lo lejos escuchaba que los doctores hablaban, cuando de pronto escuché que el oncólogo le dijo a su residente: " SOLO VAMOS A RETIRAR UN POCO, SI ES NECESARIO DESPUÉS QUITAREMOS TODA LA MAMA" cómo por arte de magia volví de la anestesia y le dije que ¿¿¿por qué me iban a quitar el pecho??? Pero me aumentaron el sedante y me quedé dormida...

Pasaron los días y el resultado llegó, lo abrí, lo leí pero no entendí nada... Acudí al médico muy nerviosa por insistencia de una amiga quien había leído conmigo los resultados y había consultado con otro médico amigo de ella y quién le había dicho que yo tenía cáncer, cosa que yo no creía, así que fui al consultorio esperando que el doctor me dijera que solo era un quiste que terminaría de quitar...




Mi médico oncólogo viéndome directamente a los ojos y tomándome de la mano, sus palabras textuales fueron: "Hija, tienes cáncer y te tengo que operar inmediatamente" en ese momento deje de escuchar al doctor, sentí un calambre desde la cabeza hasta los pies y muchos pensamientos empezaron a atormentarme, el principal pensamiento era que me iba a morir, seguido de mucho miedo de decírselo a mi familia, temía que mi pareja se alejara de mí, no sabía cómo decírselo a mi mamá, y mi hija estaba tan chiquita como decirle que su mamá se iba a morir, de pronto sentí que era una broma de la vida ¿Por qué a mí? Realmente era tan mala persona como para merecer un castigo así? Me levanté del consultorio y me fui, recuerdo haberme fumado 3 cigarros de jalón afuera del hospital, empecé a llorar con tanto miedo y tanto coraje, pensando en lo injusta que había sido la vida, pensaba en que estaba muy joven tenía 33 años, empezaba a rehacer de nuevo mi vida, todo eso tenía que ser una broma…

Los días pasaron, yo veía a mi pareja un tanto desconcertado, le avisé a mi hermana y ella de inmediato viajó de Chiapas a Querétaro para estar conmigo el día de la mastectomía...

Yo no podía creer que me quitarían el pecho, me negué a aceptar que me quedaría sin cabello, pensaba en las críticas de la gente, seguro iban a hablar de mí, de mi historia, tenía miedo de pensar en el futuro, me imaginaba que iba ir perdiendo peso, que cada día estaría más demacrada y que mi pareja terminaría yéndose, recordaba que siempre estuve en lucha con mis senos por qué eran pequeños y ahora solo me quedaría con uno, que injusta estaba siendo la vida, el mundo me acababa de dar la espalda y sin más empecé a romper cosas en mi cuarto, tome un crucifijo entre mis manos y gritándole a Cristo lo injusto que estaba siendo conmigo lo azote al piso y me senté a llorar...


De ahí en adelante mis días eran muy tristes, vivía por vivir pensando en que seguramente iba a morir, en el IMSS no me daban mucha información solo me decían que tenía cáncer y que iniciaría tratamiento después de mi operación, me metí a Youtube a buscar información y encontraba casos terribles de mujeres y eso me aterraba más, empecé a automedicarme para dormir por qué no quería pensar, empecé a tener problemas con mi pareja porque sabía que en el algún momento él se iba a cansar, yo sola me decía ¿Quién va a querer estar con una mujer fea, sin seno, con cáncer, ojerosa, flaca y enferma?



Me afectaba ver los ojitos tiernos de mi hija sin saber lo que pasaba y ¡me pesaba estar en esta situación! Fueron los días más tristes de mi vida, si tan solo hubiera contado con más información, con apoyo directo de alguien en esta misma situación, si me hubieran explicado esta etapa tan desconcertante que estaba viviendo.

Hoy entiendo que las emociones generadas después de un diagnóstico son muy fuertes y es necesario tratarlas desde un principio, vivir un duelo en acompañamiento y tener información precisa de lo que se está viviendo... Pero yo no sabía, y yo me sentía muy sola con mis pensamientos y con tantas emociones mal manejadas que después se volvieron ansiedad y pánico…

Afortunadamente, con el paso de los meses, logré tener más claridad de mi proceso, después de la mastectomía llegaron las temidas quimioterapias, cada etapa que viví fue un reto y lo viví de distinta manera, con distintos miedos, cada etapa trae consigo miedo y nuevos y aterradores pensamientos aterradores.

Hoy quise compartirte cómo viví la noticia de mi desgarrador diagnóstico... Después, me encantaría que leyeras como viví la pérdida de mi seno dónde perdí a mi pareja, como enfrenté está mutilación y como la vida me cambió…


Quiero dejarte con la conciencia de que un diagnóstico NO ES UNA SENTENCIA DE MUERTE pero que es importante conocer perfectamente cómo manejar y liberar las emociones que genera el impacto de una noticia tan fuerte, quiero que sepas que SI, el miedo se apodera de nosotras y los pensamientos nos destruyen, pero debemos conocer muy bien cada proceso y aprender a manejar todas esas emociones para poder asimilar y sobretodo aceptar ese diagnóstico como parte de nuestra realidad para poder atravesarla y empezar a disipar la incertidumbre y el miedo, todo esto yo lo descubrí meses después y empecé a llevar un tratamiento más en calma y en paz, cosa que también te compartiré en otra historia, hoy quiero que sepas que esto es una etapa, que SI se puede superar, que SI se puede vivir en vez de sufrir y que no por tener cáncer te vas a morir...


El cáncer viene a cambiarnos la vida no precisamente a matarnos, ¡ánimo mi chula!


Opmerkingen


Próximos eventos en Español

Después de un Diagnóstico:

Grupo de Apoyo

2do y Cuarto Martes de cada mes 

7:00 p.m. ET

RSVP

Grupo de Apoyo Emocional

1er y 3er lunes del mes

7:00 p.m.

RSVP

bottom of page