top of page

Un servicio proporcionado por SurvivingBreastCancer.org

Mi historia de cáncer de mama lobular: No es un "viaje"

Por Brenda Coronado


Hola! Me llamo Brenda Coronado.

Brenda y su esposo, Carlos Gutiérrez, en su cumpleaños compartido el 11 de Diciembre.

Datos curiosos:

Soy originaria de Monterrey, México, y me mudé a Estados Unidos en 2008. Llevo diez años felizmente casada y soy ingeniera industrial, con certificación en Gestión de Inventarios de Producción (CPIM). Me encanta la cadena de suministros, ¡así que decidí certificarme en mi pasión!




Me he hecho mamografías anuales desde 2014, cuando me detectaron un quiste que resultó ser benigno a los 35 años. En febrero de 2022, programé y fui a hacerme mi revisión anual. Por supuesto, encontraron algo. Mi equipo médico me envió a realizarme una ecografía, después de la ecografía me programaron inmediatamente una biopsia.


Trabajo a tiempo completo, así que el 7 de abril de 2022 era un día laborable normal para mí. Alrededor de las 15:00 recibí la llamada de la clínica que hizo la biopsia, la enfermera me dijo: "Hola, Sra. Coronado, tenemos sus resultados. Tiene usted cáncer". Juro que empecé a temblar y me quedé paralizada; no entendía lo que decía. Intentó ayudarme a calmarme y me dio los nombres de dos cirujanos especializados en cáncer de mama (¿Qué? No sabía que existieran esos cirujanos).


Imagina que estás en el trabajo y tienes llamadas programadas esa misma tarde. Me las arreglé para atender esas llamada y llegar a casa. Llamé a mi esposo, que estaba en un viaje de negocios en San Francisco. De hecho, le llamé antes de subir al coche y programó inmediatamente su vuelo de regreso


Finalmente logré conseguir una cita con el cirujano de mama para el 21 de abril. Recuerdo que habían pasado tres semanas desde mi diagnóstico y estaba en estado de shock. En primer lugar, ¿por qué te dan los resultados del cáncer por teléfono un día laborable? ¿Por qué lo hacen? Por supuesto, me asustaba lo desconocido. ¿En qué estadío? ¿Qué significaba? ¿Iba a morir?


Por fin llegó el día de conocer al cirujano oncólogo. Me diagnosticaron un carcinoma lobulillar invasivo (CLI) de estadio 1. Nos lo explicó todo a mi marido y a mí. Fue muy claro y respondió a todas nuestras preguntas. Nos pidió más pruebas. La primera fue una resonancia magnética, que mostró algunas manchas adicionales, por lo que tuvieron que hacerme tres biopsias más. Una semana después, me llamó para explicarme los resultados y las opciones que tenía. El otro pecho tenía algunas manchas sospechosas que también les realizaron una biopsia. Opté por una mastectomía doble, pues temía que se desarrollara algo en la otra mama.





El 13 de junio fue la fecha de mi operación, menos de dos semanas después de que me llamaran de la consulta del cirujano para el seguimiento. Según el informe patológico de la doble mastectomía, me diagnosticaron LCI en estadio 2B. Y como un ganglio linfático había dado positivo para células cancerosas, el siguiente paso era la quimioterapia.

Tras reunirme con mi oncóloga médica a principios de julio, decidió que necesitaba más pruebas antes de hablar de mi plan de tratamiento. Los siguientes pasos eran un TAC y una gammagrafía ósea (la gammagrafia es una prueba diagnóstica de Medicina Nuclear que consiste en la administración de una pequeña dosis de radioisótopo (trazador). Este material se distribuye por todo el organismo y los distintos órganos lo captan. Después, se utiliza una gammacámara para detectar los rayos gamma que libera el trazador.)

Por fin llegaron mis resultados. Se confirmó que estaba en el estadio 2B, sin diseminación, así que pasé a la quimioterapia. Me insertaron el puerto en agosto y empecé ocho rondas de quimioterapia con Adriamicina/Citoxan (AC) y Taxol (T). Tengo que decir que la AC tuvo los efectos secundarios más difíciles: me sentía cansada todo el tiempo, tenía náuseas y mucho sueño. Sigo sufriendo los efectos secundarios del Taxol (neuropatía). Terminé la quimio el día antes de Acción de Gracias.


Por alguna razón, no creía que fuera a necesitar radiación, así que fue un shock cuando mi oncólogo médico me dijo que el siguiente paso eran 35 rondas de radiación. Pensé, bueno, al menos podré descansar durante las vacaciones para recuperarme del tratamiento, ¿no?



Empecé la radiación el 4 de enero de 2023. A la cuarta semana mi piel estaba gravemente quemada. Tuve que interrumpir el tratamiento durante 10 días. Esta fue, por mucho, la parte más dura de mi tratamiento. Pero en fin, eso es lo que hacemos para seguir vivos ¿no? Estaba muy asustada y cansada. Odiaba el trayecto diario al tratamiento y cómo me cortaba el día. Cuando volví para la radioterapia 10 días después, se suponía que tenía que recibir 11 sesiones más, pero el oncólogo radioterapeuta me dio una noticia que me hizo llorar. Como los márgenes de mi operación estaban limpios, me dijo que podíamos reducir las sesiones restantes de 11 a 4 ¡¡¡OMG!!! Llamé a mi marido y a mi madre incluso antes de empezar el viaje de vuelta a casa, ¡¡¡llorando de felicidad!!!


Ya no estoy en tratamiento activo. Ahora, en supervivencia, estoy tomando un inhibidor de la aromatasa oral llamado anastrozol. También me reuní con mi cirujano plástico y programamos la operación de reconstrucción para principios de otoño. Mi cirujano plástico mencionó que los implantes serían arriesgados debido a la radiación, así que opté por la reconstrucción con colgajo DIEP.


Soy miembro de la comunidad SBC desde mayo de 2022, cuando empecé a asistir al programa Thursday Night Thrivers. Cuando me conecté con SBC, me ayudó mucho a tranquilizarme, a escuchar y a formar parte de la comunidad. Me entristeció no poder encontrar ningún apoyo sobre el cáncer de mama en español, mi lengua materna.


Brenda en el retiro de SBC en septiembre de 2022

En junio de 2022, justo después de la conferencia de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO), los cofundadores de SBC, William y Laura, me invitaron a colaborar como nueva Directora de Participación Comunitaria y cofundadora de "Después de un Diagnóstico", la nueva incorporación de SBC a los programas ofrecidos en español, donde proporcionamos información educativa y apoyo a la comunidad hispana. Esto fue perfecto para mi, porque como hispana vi la necesidad de apoyo mientras estamos en este viaje. Por cierto, no me gusta la palabra "viaje", porque en mi mente un viaje es algo que estás disfrutando, y un diagnóstico de cáncer no es eso.


El equipo hispano ayuda con diversas tareas en SBC. Junto con mi colega Lourdes D. Heras, soy copresentadora de un nuevo podcast: "Después de un Diagnóstico" , elaboro un boletín informativo y presento nuestro grupo de apoyo de los martes, que se reúne el segundo y cuarto martes de cada mes. También ofrecemos un programa de arteterapia cada primer martes del mes. Colaboramos en la planificación de programas, la comunicación con los miembros y la participación en actos y conferencias.


Estamos aquí para todos los nuevos pacientes y cuidadores. No dudes en ponerte en contacto conmigo o con cualquiera de los miembros del equipo de SBC. Hacemos esto de corazón. Ésta es nuestra pasión, y estamos aquí para ti.

El equipo de SBC en el SABCS 2022: Laura Carfang, Brenda Coronado, y Lourdes D. Heras

Gracias por compartir tu historia, Brenda. ¡En SBC te queremos!



Más información:













Comments


Próximos eventos en Español

Después de un Diagnóstico:

Grupo de Apoyo

2do y Cuarto Martes de cada mes 

7:00 p.m. ET

RSVP

Grupo de Apoyo Emocional

1er y 3er lunes del mes

7:00 p.m.

RSVP

bottom of page